Sobre la inspección en la educación

InspectorConversando con un grupo de colegas, hablábamos sobre la realidad en Mar del Plata a nivel educativo y sobre la cuestión “inspectores” en particular.

En general y salvando las excepciones, la conclusión es la siguiente:
Los directores de pública no pueden mantener la planta docente estable en el año. Entonces, ¿cómo armar un equipo de trabajo comprometido? En un 3er grado (nos comenta Daniela) pasaron 9 maestras en un año!

El inspector de escuelas públicas está atado de pies y manos donde, casi, lo único que le importa es que los chicos estén dentro de la escuela. No importa el aspecto pedagógico. O tal vez podríamos decir que casi no le da el tiempo y no puede dedicar energías en esas cuestiones por que del otro lado lo están obligando a cumplir con la papeleta administrativa.

De los inspectores en las escuelas privadas, la frase sería “no me traigas problemas” y la idea es que los legajos de todos los docentes estén en orden. La principal preocupación sería: “si tengo una denuncia de los padres, más vale que el docente esté en regla, sino el problema lo tengo yo”. Entonces se preocupan en demasía por ese tema sin tener en cuenta el aspecto pedagógico curricular.

En escuelas privadas subvencionadas, lo importante es que “den los números”, donde si se subvenciona el 100% del colegio, entonces éste se ve obligado a respetar un tope en la cuota que cobra, y dar N horas semanales de materia extra curricular no subvencionada. Entonces si los números no se condicen con las bases de criterios que se necesita cumplimentar para mantener la subvención, entonces el problema lo tiene el inspector.

¿Cuándo llega la dirección al aula? ¿Cuándo llega la inspección al aula? la respuesta es simple: casi casi NUNCA.

No queremos decir que solo a través de la rigurosidad o el seguimiento constante y determinante se va a mejorar la calidad de enseñanza. Pero seguramente contribuiría mucho, el hecho de que se generen otro tipo de vínculos entre las direcciones, las inspecciones y las docencias. Tal vez, no prescindiendo de la actividad administrativa que es más que necesaria, pero sí, reorientando también las energías hacia otras latitudes donde se priorice la actividad pedagógica, la calidad académica, el desarrollo personal del alumnado.

¿Cuál es tu experiencia u opinión sobre este tema?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.