¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico!

¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico! ¿Te resulta familiar esta frase? ¿La has pronunciado en voz alta en una reunión o en la sala de profesores? ¿La has escuchado de algún compañero de tu centro? Si la respuesta es sí, te doy mi más cordial bienvenida al club de los docentes que no se sienten escuchados por sus alumnos.

Ahora que formas parte de este selecto grupos de docentes que no se sienten escuchados, tienes dos opciones: seguir quejándote o tratar de poner remedio a esta situación.

¿Quieres saber qué hago para enseñar a una clase que no escucha? ¿Quieres conocer que método empleo para enseñar a alumnos con un bajo nivel de atención? Pues acompáñame en la lectura de este artículo porque creo que te puede interesar. Zarpamos…

¡Es que mis alumnos no me escuchan cuando explico!

Si te fijas bien en el enunciado de este artículo, hay una palabra en la que me gustaría detenerme y es la del verbo EXPLICAR. Muchas de las quejas que tienen los docentes que no se sienten escuchados por sus alumnos proviene, precisamente, del hecho de que en lugar de enseñar lo que hacen es explicar.

En su momento redacté un artículo en el que insistía en la diferencia entre enseñar y explicar en el aula. A este artículo le acompañaba la siguiente infografía:

Fuente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *